FORO ASTUR EXTEM - LOS MARTINEZ

Inicio del blogasturextemlosmartinez

THE NORTH FACE TRANSGRANCANARIA 2011. Crónica de un desenlace previsiblemente presumible

Pues sí, amig@s míos. Lo que no puede ser no puede ser, y además casi siempre suele resultar imposible.
Era complicado que el amigo Chelis completara los 123Kms de la transgrancanaria, con la nula preparación y el poco bagaje de Kms recorridos en lo que va de año, y la historia acabó antes de lo esperado, por el puro y simple peso de la lógica.
Lo curioso del asunto es que desde el bocinazo de salida uno comenzaba esta batalla perdida con inmejorables sensaciones, manteniendo las mismas durante todo el recorrido playero, el paseo del faro de Maspalomas, e incluso el barranco de los Vicentillos, que en esta ocasión y debido al mal estado del cauce del mismo, se remontaría completamente por pista hasta la presa de Ayagoures, aumentando el Kilometraje hasta los 30.
Demasiados Kms de pista para el menda, lo que unido al alto ritmo de carrera impuesto por uno mismo mismamente, empezaron a pasar factura muscularmente antes del avituallamiento líquido, en modo y manera de sobrecarga en isquiotibiales y pinchazo en el glúteo de la pierna derecha, teniendo que aflojar el ritmo de marcha primero, hacer alguna parada técnica después, para acabar finalmente caminando, ya con la suerte echada para la carrera.
La primera opción era quedarse en Ayagoures, pero uno tiene su orgullo (afortunadamente eso no hace falta entrenarlo) y se dijo a si mismo, que por lo menos había que llegar a Tunte. Así que dicho y hecho, rumbo a San Bartolomé de Tirajana con los bastones de raidlight desplegados, ritmo cansino y gesto de resignación y algo de envidia sana cada vez que algún afortunado corredor (seguramente con los entrenos mínimos exigidos para una prueba de este calibre) me sobrepasaba. Que todo hay que decirlo, no fueron tantos como cabría esperar, aunque eso me daba igual.
Entre un corredor y otro, también pasaron de largo, una tal Lizzy Hawkler primero y otra tal Nerea Martínez algo más tarde. Casi nada al aparato, que diría el gran José Mª García.
Bueno, pensando que más vale paso que dure que trote que canse, fuimos haciendo camino de subida a la Degollada de Manzanilla, que bien me hubiera sentado tomarme una “ídem” calentita, porque llevábamos ya un buen rato bajo la lluvia y la niebla.
Una vez superada la Degollada y la niebla, no así la lluvia, que seguía pertinaz y pesada acompañando la carrera, enfilamos la bajada a Tunte.
En estas que probamos a correr, y oiga, molestaban isquios y glúteos, pero pensamos que mejor corriendo y doliendo, que no andando, mojando y eternizando. Así que los dolores y uno mismo bajamos a Tunte en un santiamén. Tal fue así, que incluso adelantamos varios corredores, lo que por un momento nos llevo a pensar en seguir en carrera.
La lluvia lejos de dar un descanso, iba in crescendo haciendo que la sensación térmica bajara más de la cuenta, pero no hacía mella en nuestras carnes, a pesar de que íbamos de corto, debido en parte a la camiseta interior de coolmax que llevábamos bajo la super veraniega raidlight negra, y también a nuestros orígenes de norteño peninsular.
Lo primero que vimos en la carpa del avituallamiento de Tunte fue al fantástico fotógrafo canario Carlos Díaz-Recio y al gran Aarón de Bichillorunner. Buena gente con los que compartimos impresiones informándoles de nuestro lastimero estado físico y del consiguiente abandono.
Con toda su buena voluntad trataron de convencernos a uno mismo y a sus consecuencias de que continuáramos en carrera, y la verdad es que casi lo consiguen. Pero las consecuencias eran superlativas en esta ocasión y nada había que hacer.
Al final, después de un buen rato en el vivac, la decisión fue seguir hasta la Plata. 20 Kms más. Ya que, dolencias musculares de las piernas al margen, el resto del físico estaba operativo y cardiovascularmente hablando estábamos muy enteros.
En aquel momento, bien entrada la madrugada el sudor empezaba a quedarse frío y por mucho coolmax que uno llevara, tocaba enfundarse los manguitos y colocarse el chubasquero minimalista de Salomon para alargar la aventura un poquito más y no quedarse helado en el intento.
Salimos del calor del avituallamiento entre los aplausos de los asistentes, pero nos encargamos de bajar la euforia del personal, indicando que seguiamos en la prueba pero sólo hasta la Plata y allí nos quedaríamos, ya que la suerte estaba echadaa, por lo que mejor dedicaran sus ánimos a tod@s los que seguian hasta el final.
La lluvia era cada vez más fría, y lejos de enfriar nuestras ideas, de repente encendió una chispa de sentido común en nuestra cabezota adornada para la ocasión con gorra de raidligth y frontal H7 de led-lenser.
¿Pero adonde vas hombre de Dios? Le dijo nuestro subconsciente a nuestro inconsciente. Hasta la Plata, replicó el segundo. ¿Y una vez en la Plata, se puede saber que harás, majadero? ¿No te das cuenta que allí no hay transporte para que te lleven a tu hotelito de Las Palmas? Anda, no seas membrillo y date la vuelta. Vuelve sobre tus pasos a Tunte, llama a un taxi y que te acerque al Hotel. Sentenció.
Ahivalahostiapues! Jolines, tienes más razón que un santo. ¿A donde narices voy yo con la que está cayendo y con las patas de palo que tengo?
Bueno, el caso es que tendríais que haber visto las caras del personal cuando aparecímos de nuevo en la plaza de Tunte.
En fin, la decisión era la más acertada y además era del todo irrevocable. Entre idas y venidas, reflexiones y demás, y dado que la sangre se había ido al cerebro, se nos había quedado el cuerpo un tanto aterido de frío, así .
Allí estuvimos en la tienda de campaña con literas para auxiliar a los retirados durante un tiempo indeterminado mientras el box se iba llenando por momentos, aunque eran más los corredores que llegaban, se avituallaban y seguían impertérritos en carrera.
Una hora y media después de haber llamado a un taxi, allí apareció el taxista y un chico de Huesca, otro de Girona, uno más de Madrid y el que suscribe montamos en el mismo poniendo rumbo a La capital Gran Canaria.
Fue un viaje divertido, ya que el taxista era un cachondo y los compis retirados no le iban a la zaga, y nos pasamos todo el trayecto entre risa y risotada.
Cuando eran las 8 de la mañana y 20,00 euros después, allí estaba uno mismo en la puerta del Trypp Iberia rumbo a la habitación 914.
Llevando las consecuencias de corredor de montaña hasta el final, subo las andando las escaleras hasta la 9ª planta, donde caprichos del destino, justo en el momento de ir a llamar a la puerta, esta se abre y salen mi mujercita y el campeoncin que se bajaban a desayunar y se les queda cara de asombro, no sé si a uno más que a otra ¿Pero tú que haces aquí? Pregunta Itziar. Pues ya ves, contesto, que ya tenía ganas de veros y no quería esperar a mañana.
Ahí se acabó la transgrancanaria para el amigo Chelis. Lo que vino a continuación nada tuvo que ver con la carrera y si con el privacidad familiar de la mujercita de uno mismo y de su campeoncin disfrutando de la isla Gran Canaria.

La música termina
y finaliza el "show".
En el sucio "back-stage"
se enfría el sudor.
Las luces se apagan,
un foco en un rincón.
Trastienda del rock and roll,
el fin de la función.
Aunque todo vaya bien,
que triste es el final.
Resuenan mis oídos,
es que he vuelto a soñar.

Parte de la letra de esta canción de Los Suaves son un buen epilogo a mi corta aparición en esta TNF Transgrancanaria 2011.
Lógicamente estaremos Dios Mediante en la Playa del Ingles tomando la salida de la TNF Transgrancanaria 2012. Esta vez esperamos con el estado de forma más propio de la magnitud de la carrera.
Sólo me queda agradecer nuevamente el trato recibido en Gran Canaria por parte de todo el mundo. Fue muy emotivo oír “vamos Chelis” en la Playa del Inglés o el faro de Maspalomas, cuando uno se permitió el lujo de liderar de manera circunstancial y anecdótica la prueba durante algunos instantes.
Gracias a tod@s los amig@s canarios y peninsulares, que vía sms, Facebook o e-mail se han encargado de quitarle hierro a este abandono y de levantarme la moral para el resto de pruebas venideras. Gracias, gracias, gracias chic@s. De verdad que me tenéis en un concepto que no merezco y siento en el alma por tod@s vosotr@s no haber estado a la altura de las circunstancias en esta ocasión.
Calidad, aunque justita, la hay, y una vez recuperado el nivel de forma habitual esperamos estar donde nuestras prestaciones así nos coloquen en otras carreras.
Resultaría muy farragoso nombrar a todo el que se ha ganado un reconocimiento en esta pasada transgrancanaria. Simplemente destacar que un impresionante Zigor Iturrieta ganó la prueba reina y que Nerea Martinez no pudo con Lizzy Hawkler y repitió el 2º puesto del año pasado.
Un saludo cariñoso para Carmelo Zerpa Armas, que tuvo que retirarse en Tunte por problemas digestivos y a su compañero y buen samaritano José Carlos García Facundo brillante finalizador.
También para Arturo Herrera de León con el que compartimos algún tramito de la carrera. Nos vemos en la próxima amigo.
Enhorabuena a tod@s los participantes, finalizadores o no, y un abrazo para Mariete con el que compartimos buenos ratos después de la carrera.
Así son las cosas y así las hemos contado.
La 11ª Transgrancanaria ha muerto. Viva la 12ª transgrancanaria.

2 comentarios:

  1. Una pena Chelis el resultado, pero es lo que tiene el deporte a este nivel, que no tiene piedad de nadie.

    ResponderEliminar
  2. Cunta razón tienes Rober. Sobre todo si no entrenas, como hasta esa carrera fue mi caso.
    Un abrazo compañero y todo es cuestión de tiempo, paciencia y entrenar duro.
    El que la sigue la consigue, así que habrá que seguirla en la próxima............

    ResponderEliminar